La mobilidad es clave en la defensa anti-aérea moderna

Con amenazas aéreas que evolucionan de manera veloz, las naciones de Occidente están ahora atacando vacíos en su defensa anti-aérea con base en tierra (GBAD por sus siglas en inglés). Lo que se necesita son sistemas de defensa anti-aérea de corto alcance, que combinen agilidad por fácil despliegue.

El ambiente de seguridad global evoluciona constantemente. Una estrategia de defensa que fue comprobada como altamente efectiva algunos años atrás puede quedar obsoleta de un momento a otro por avances en tecnología, geopolítica o estrategia militar. Según Rickard Svensson, director de Ventas y Mercadeo para la Defensa Anti-aérea con Base en Tierra, esto fue justo lo que sucedió con enfoque que Occidente le dio a la GBAD.

Vacíos en la matriz de defensa

Mientras los Estados Unidos y varios de sus aliados han enfocado sus esfuerzos GBAD en soluciones de largo alcance diseñados para combatir aviones caza y misiles balísticos intercontinentales, las amenazas aéreas más pequeñas han evolucionado de constantemente, creando vacíos en la matriz de defensa.

"Las amenazas tradicionales como los aviones de combate, transportadores, helicópteros y misiles siguen vigentes, pero vemos una nueva amenaza en pequeños sistemas de combate no tripulados (UAS)," afirma Svensson. "Estos ni siquiera deben ser militares, pueden ser adaptados de sistemas civiles. Pueden tener un peso de entre 2 y 20 kilogramos, y pueden ser una amenaza poderosa."

Svensson afirma que los Estados Unidos es uno de esos países que ya han reconocido la necesidad de mejorar la defensa anti-aérea de corto alcance (SHORAD) y de muy corto alcance (VSHORAD), y actualmente está trabajando en eliminar esos vacíos en su defensa.

GBAD es parte de la solución

Según Svensson, a medida que las naciones de Occidente buscan mejorar su defensa, es esencial que consideren soluciones GBAD que ofrecen movilidad y flexibilidad para combatir la proliferación de nuevas amenazas.

"Con un sistema estático, la defensa sólo puede estar en un lugar, pero con una solución móvil, se puede llevar a donde se requiera y se necesite."

Svensson afirma que un gran ejemplo de esto es usar GBAD para la defensa nacional. "Si se está defendiendo una nación de territorio amplio, generalmente no es posible tener unidades estáticas de defensa anti-aérea en todo el territorio," dice. "Pero una solución móvil permite transportar el GBAD a donde sea más efectivo."

Los beneficios de la movilidad

El GBAD móvil trae grandes ventajas cuando las fuerzas militares se encuentran en movimiento. Un sistema realmente móvil puede ser desplegado tras un tiempo de aviso corto, lo cual asegura una conciencia situacional increíble y protección en movimiento.

Svensson afirma que ya que la mayoría de combates modernos se desarrollan en ambientes urbanos, GBAD móvil permite que los sistemas de defensa anti-aérea se puedan operar desde vehículos o techos de edificaciones, asegurando la protección necesaria en situaciones complejas.